Salir de la depresión jugando a Dark Souls es posible

Desde hace un tiempo se viene comentando por las redes una historia que me parece preciosa. Esta historia habla del poder sanador, anti depresivo, que posee un juego.

Como experto en videojuegos y terapeuta emocional no pude resistirme a conocer mas acerca de este fabuloso relato y me adentre en ello.

No os voy a repetir palabras que hayáis podido encontrar en otros blogs o videos de internet, voy a hablaros de mi experiencia con este juego, desde mi lado como profesional del sector del videojuego, y mis conclusiones respecto a sus beneficios contra la depresión desde mi lado como profesional terapéutico.

Vamos a partir de la base de un sujeto, bien puedes ser tu, un amigo tuyo, un familiar, que esta imbuido en un proceso depresivo, la depresión es una enfermedad que empieza y acaba, en un proceso psicológico, donde nuestro mundo se derrumba por diferentes causas, un despido, una ruptura emocional, una muerte o que nuestro anterior mundo, nuestras anteriores creencias, se están haciendo viejas y no sirven para encarar una realidad nueva y diferente, el caso es que nuestro mundo se derrumba y no le vemos salida ni solución. Nos volvemos personas grises, incapaces de encontrar la felicidad en

el mundo que nos rodea, incapaces de lograr nada por nosotros mismos, incapaces de encontrar ganas para nada, estamos en ese momento perdidos, sin saber bien quienes somos ni a donde vamos, sin tener una ruta ni si quiera una brújula que nos oriente.

Cuando a mi consulta viene alguien con depresión suelo comentarle que lo que está viviendo es un proceso que le va a transformar, le hablo de los beneficios de pasar una depresión, pues como digo, se trata de abandonar un mundo viejo para entrar en un nuevo, eso si, hay que hacerlo con cariño, cuidado y sabiduría, pero una depresión no es mas que el fin del trayecto de un tren que ya no tiene recorrido y el cambio a un nuevo tren con un bellísimo nuevo recorrido, lleno de alegrías y aventuras, aunque el paciente no pueda verlo todavía.

Y creedme, se de lo que hablo, he pasado por varias depresiones y crisis existenciales en mi vida, nunca trato a nadie con un problema que no haya vivido yo en mis carnes, pues considero que no tengo potestad para ello.

Muchas veces, la gente en depresión juega mucho a videojuegos y es normal, es una manera de aislarse de una realidad que rechaza, juega a juegos que controla y maneja, donde queda fácilmente vencedor y ahí está el error… Sacamos un placer rápido, que rápido se viene y rápido se va y cuando apaga la consola esta persona se encuentra igual de mal o peor, por que en el mundo al que vuelve no es el vencedor si no el perdedor (de momento) y su sensación de depresión se acrecenta.

¿Entonces, que?

Después de haber rejugado Dark Souls y haber empezado Dark Souls II y haber leído todos los posts que relacionan este juego con sus beneficios anti depresivos entiendo perfectamente por que lo dicen y no puedo dejar de recomendaros que si alguna vez pasáis por este trance, juguéis a cualquier Dark Souls, y digo Dark Souls, no me valen otros juegos similares, pues el equilibrio de valores que representa Dark Souls, solo se da en Dark Souls, vamos a hablar de ello en profundidad.

Cuando llegamos al mundo de Dark Souls llegamos perdidos, llegamos a un mundo yermo, lleno de sombras, oscuro, desconocido, lleno de ironía y plagado de otros personajes que, antes que tu,

llegaron allí y parece que han perdido la fe en salir, se han acostumbrado, conocen el lugar y todos te advierten “muchacho, de aquí no hay salida” Mas bien sabes que si la hay, pues por eso tienes el mando entre las manos, para triunfar donde otros no lo consiguieron, sin importar que peligros acechen ni cuan difíciles sean.

Este es el mindset que cualquier persona con depresión debería de tener y Dark Souls te lo enseña. Una persona con depresión llega a una realidad yerma, triste, oscura, donde parece que no hay salida alguna, pero claro que la hay, por supuesto que la hay, y si no la inventará, Dark Souls te pone en ese rol, el rol de la desesperación de la tristeza infinita de la no-salvación, pero precisamente por que estás jugando un videojuego, por que tienes el mando entre las manos, sabes que hay una salida y la vas a encontrar.

Dark Souls es un juego difícil, muy difícil, en Dark Souls haces básicamente dos cosas, Matar y Morir, y eso no pasa en todos los juegos, en muchos juegos matas pero apenas mueres, aquí no, aquí es posible que mueras mas veces que las que mates, es un juego difícil pero justo, no es un Ninja Gaiden donde la cámara está cambiando constantemente de lugar y tu no puedes hacer mas que ver morir a tu personaje, no, Dark Souls es un juego difícil si, pero justo, a medida que vas muriendo en el juego te vas dando cuenta perfectamente que el problema no es la mecánica del enemigo, si no tu atención, tus prisas, tu ansia, tu falta de concentración, mueres por tu culpa, por que no has sido lo suficientemente precavido o por que has sido demasiado avaricioso a la hora de golpear y no de protegerte, en Dark Souls la culpa es tuya y lo sabes, no del videojuego, el videojuego en este caso te enseña justo lo contrario: Ve con cuidado, piensa y luego actúa, observa y aprende. Y si lo haces bien, si superas una a una las hordas de enemigos usando la cabeza, el temple y el corazón tu mente soltará un chorrazo de endorfinas que te harán sentir genial pues, en términos de supervivencia, habrás superado una gran prueba y a eso se dedica tu cerebro, a hacerte sobrevivir y a recompensarte por ello.

Endorfinas… justo lo que necesita una persona con depresión y que le cuesta generar, ¿por qué? Por que esa persona está tan hundida que se ve incapaz de hacer nada o conseguir nada por si misma, pero fíjate que un juego, un juego complicado, tiene dentro de si la llave para ello, para darte tu dosis de endorfinas después de un esfuerzo mental, un esfuerzo mental justo, equilibrado, basado en el aprendizaje de ideas tan loables como la atención, la calma, la observación, el control, la pausa…

Siempre he dicho que jugar a Dark Souls me relajaba, siempre he visto a este juego como un juego pausado, tranquilo, con un buen balanceo entre momentos de estrés y momentos de calma, un juego con un gran nivel de reto, pero a la vez con grandes momentos de paz donde reflexionar, recuperarse y practicar el ensayo y el error sabiendo siempre que de haber un fallo ese fallo es mío, un juego que te invita a la introspección y a la auto observación.

Y todo ello sin abandonar su Lore, lleno de personajes enigmáticos, oscuros, con un alma tan profunda y oscura que te mete de lleno en un universo vacío y es ese vacío el que te engancha, el que te hace querer saber mas, querer saber hasta donde llega el pozo oscuro donde te encuentras, un lugar de perdición pero a la vez lleno de belleza, una trampa para el alma, mas bien sabes que es un paisaje, que es como un relato de Lovecraft o de Poe, un paisaje sobre el que caminas mientras aprendes, aprendes a superarte, a aprender de ti mismo, a darte cuenta de que lo que creías imposible se ha hecho realidad, que has podido con ello, que eres capaz, capaz de salir adelante en un mundo aparentemente gris, pero tu eres la luz, capaz de asumir el error y el fracaso, mas sabiendo que la próxima vez lo vas a hacer mejor por que has aprendido a observar pacientemente, a no correr, a no apresurarte a no quejarte, pues sabes que en ti está la respuesta, la solución que en tu mente radica el aprendizaje del que observa y aprende, sabes que de ti depende salir de esta depresión y ahora tienes las herramientas para hacerlo, ahora conoces el camino, tienes el coraje y la experiencia previa de haber matado a dragones de tres cabezas, y si has matado a dragones de tres cabezas… ¿qué no serás capaz de hacer?

Ricardo Izquierdo

www.testerschool.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *