La familia es lo primero

Han pasado trece años desde que Kratos empezara su marcha desde las tierras de Esparta, trece años llenos de sangre, furia, venganza, dolor y destrucción bajo sus pisadas, trece años son muchos años, suficientes como para que quienes jugábamos a esa increíble aventura, nos diera tiempo a emanciparnos de nuestros padres y formar una nueva familia, incluso para tener hijos y que esos hijos se empezaran a convertir en una versión mejorada de nosotros mismos.

La vida de Kratos en ese sentido no ha diferido mucho de la nuestra, Kratos ya no es el guerrero joven e impulsivo que arrasaba con pueblos y dioses, ahora ejerce de padre, como muchos de los que leen estas páginas y como muchos de los que se enfrentaron con el a Hades en su primera aventura, lo cierto es que las cosas han cambiado y aunque la esencia nunca se pierde y siempre somos y seremos esos jóvenes dispuestos a comernos el mundo, ahora nuestro mundo gira en torno a la familia, igual que para Kratos.

Y es sobre la familia que gira este juego, no os equivoquéis, no hay aventura mas grande y apasionante que la familia y mas si eres descendiente de dioses y gigantes, pero tampoco te confundas, una familia de dioses y gigantes no dista mucho de una familia de seres humanos, los miedos son los mismos, las pasiones son las mismas, los dolores, los sueños, los descubrimientos… y esto es lo que Santa Monica Studio ha pretendido contar a través de este nuevo God of War, que la familia es lo primero y que dicha familia es el Alfa y el Omega de todo lo que sucede en tu vida, para bien o para mal y que de ti depende encontrar las raíces de tu identidad navegando en la historia de tus padres, para bien o para mal…
En este artículo no vamos a hablar solo de la historia de Kratos y su hijo, si no también de las historias de los hermanos forjadores y de la historia de Freya y su hijo Baldur, esta entrega de God of War es un manual de como pueden salir las cosas si en vez de aplicar el calor y el cariño como base en una familia, aplicamos el odio, la envidia y la mentira. Una vez mas os invito a mirar mas allá del juego para que entre todos podamos ver el mensaje que subyace, la enseñanza vital

que nos aporta este juego, por que los juegos hace mucho ya que dejaron de ser un pasatiempo y este es un gran ejemplo de ello.
Voy a intentar narrar esta historia haciendo lo posible por ahorrar el mayor numero de spoilers posibles para que quien no haya jugado tenga todavía la sorpresa en sus manos, pero, para quien ya lo conozca, identifique perfectamente a que me estoy refiriendo en cada momento.
La historia comienza en un punto donde la matriarca de la humilde familia de Kratos, la madre de Atreus, hijo de Kratos, fallece. Como es de bien en toda familia donde reside el amor y el respeto, Kratos y Atreus deciden iniciar un viaje para honrar la memoria de su madre lanzando las cenizas en el punto mas alto de los montes, y es aquí donde empieza un viaje iniciático, tanto para Atreus, como para el propio Kratos, uno para convertirse en hombre y el otro para asumir que ya no es un guerrero si no un padre. Existe un momento en la vida de toda persona que deja de ser niño para convertirse en hombre y otro donde deja de ser un individuo para convertirse en un elemento de algo mas grande e importante, su propia familia. En ambos momentos existe una muerte, un cambio de piel, un dejar atrás determinadas creencias y valores para asumir otros, por el bien propio y por el bien de la gente que nos rodea y nos quiere.
Kratos no parece entender muy bien lo antes explicado, se resiste a cambiar, pues el cambio le asusta, se resiste a abrirse a su hijo, pues cree que si lo hace este repetirá sus pasos, sin entender, como le pasa a muchos padres, que su hijo es una versión mejorada de si mismo y que , por ende, jamás se le ocurrirá repetir las torpezas que le llevaron a claudicar, pero el no lo sabe…todavía. Atreus sin embargo es un joven vivaz, respetuoso, impetuoso y atento que mira a su padre como todos hemos mirado al nuestro, con admiración y con necesidad de aprobación. Y poco a poco, a medida que la historia avanza, ocurre lo que suele ocurrir en todas las familias, el hijo enseña al padre que es muy capaz, capaz de llevar a buen termino todo lo que se le encomiende, capaz de ser responsable de la confianza que en el se deposite y que por muy hijo de dios que sea, capaz de destacar en cosas que dejarán perplejo a su propio progenitor, mas esto no es suficiente para Kratos, y su orgullo y su ego le siguen haciendo desconfiar de su hijo haciendo que cada vez tenga que demostrar este mas sobre si mismo que el padre sobre su propio hijo. ¿Hasta donde Kratos?, ¿Hasta donde vas a poner a prueba a tu hijo?, ¿Donde esta el límite donde por fin decidirás que es digno de tu confianza? Quizás cuando llegue ese momento sea demasiado tarde para ti…o para el.

Ni que decir tiene que el camino que deciden tomar el padre y el hijo para honrar a su madre se torna difícil y casi imposible, pero eso os lo dejo a vosotros para que lo descubráis. Ocurre que en un momento de la historia, el fatídico momento para Kratos y Atreus llega, el hijo cae en desdicha y son requeridos los servicios de una enigmática mujer llamada Freya, antigua esposa de Odín y madre de Baldur, un personaje que a estas alturas de la historia ya sabréis perfectamente quien es y cuales son sus intenciones.
Kratos pierde el control, su hijo esta en peligro mortal, no existe mundo ni necesidad mayor que la de proteger a su hijo, y es que, ¿hay dolor mas grande que este?, ¿existe algo peor que la posibilidad de ver perecer a tu propio hijo en tus propios brazos?, una vez mas entra el elemento familiar en juego, recordad, la familia lo es todo y este no es un juego cualquiera, los que tengáis familia estaréis viviendo este juego con marcas sobre la piel y el corazón y los que todavía no la tengáis, usadlo como manual de instrucciones para un futuro próximo, pues es la mejor guía de familia que he visto en mucho tiempo, y apenas estamos por la mitad del juego
Kratos pone todo en juego para salvar a su hijo, en su fuero interno se arrepiente, se arrepiente de no haber tomado mas en serio a su hijo, de no haberlo tratado con la madurez y el respeto que se había ganado paso a paso, de no haberle tratado como lo que es en realidad, el hijo de un dios y una gigante, pero sobre todo, el hijo del fruto del amor mas increíble que una historia digital podía dar, solamente este hecho ya le habría hecho merecedor de todo lo anterior, pero el orgullo y el ego de Kratos eran tan grandes como sus cadenas. Ahora ya es tarde para lamentos, ahora la suerte está echada, ahora ya no está todo en su mano, como lo solía estar antes. Si algo queda claro es que, si su hijo vuelve a la vida, las cosas serán diferentes, muy diferentes.
Por suerte para Kratos, y sobre todo para Atreus, todo sale a pedir de boca y la aventura puede continuar, Kratos y Atreus hacen un equipo perfecto, como todo padre e hijo, lo que uno no puede el otro lo hace con creces y soltura, como en cualquier familia donde reside el amor y el respeto, pues de tal palo tal astilla y si se dejan atrás los rencores, los orgullos y los egos, un equipo, una familia puede con todo, con cualquier adversidad y esto es lo que nos enseña God of War en la historia de Kratos y su hijo.

Pero perdonadme que haga un pequeño parón en el desarrollo argumental principal del juego, pues God of War no solo nos va a hablar de la historia de Kratos y Atreus, no solo nos va a hablar de como funciona una familia ideal donde el amor es el motor impulsor y el que hace que cualquier enemigo se muestre pequeño, no, God of War también nos habla del anverso de esa misma moneda, en este caso, de la historia de Freya y Baldur.
Freya fue esposa de Odín, por los propios intereses de este, ya que ansiaba mas y mas poder y su esposa era una gran hechicera rebosante de los poderes que otorga el otro lado del velo, Odín engaño a Freya, o quizás Freya se dejó engañar por Odín o por si misma, quien sabe, lo cierto es que Freya sufrió y Odín se hizo cada vez mas y mas poderoso a costa de esta, tanto fue así que hasta su propia esposa fue víctima de sus poderes y ambiciones y cuando quiso escapar de todo aquello ya fue demasiado tarde. En cierto momento Freya lanzó un hechizo a su hijo, Baldur, con la intención de protegerlo de la furia de su propio padre, le hizo inmortal, sin darse cuenta de que también lo estaba haciendo insensible, insensible a todo, Baldur dejó de sentir, dejo de sentir el calor, el frío, la brisa del viento, el calor, el cariño, las caricias, todo, todo en pos del deseo de su madre, a la cual odió y deseó la muerte hasta el último instante de su vida, todo por una mentira, pues Baldur deseo que su madre le quitara esta maldición pero su madre le mintió diciendo que no había manera de retornar el hechizo, cuando si la había, todo por una mentira de amor, de su madre hacia Odín, dejándose esta engañar por las promesas de alguien que sabía que solo la quería por sus intereses, todo por la mentira de creer que la protección de la madre está por encima del destino de su propio hijo, una sobreprotección que solo lleva al odio y al rechazo y que llevó a Baldur a buscar y atesorar el momento en que por fin pudiera saldar las cuentas con su progenitora, pues una vida insensible no es vida y quizás el solo pudiera alcanzar la vida en su propia muerte. Esto es lo que ocurre cuando el motor de una familia no es el amor, si no el engaño y la mentira, es lo que ocurre cuando antepones tus viejas creencias a las que marca el destino de la vida, cuando te crees por encima del bien y el mal… el resultado de esta historia se mezcla con el propio camino de Kratos y Atreus y es que, una madre no esta preparada para ver morir a su hijo, pero si para dar la vida por el y esto lo aprenderá Kratos, por las buenas o por las malas
Otra historia de familia que cuenta God of War y de la que podemos aprender mucho es la de Sindri y Brok, dos hermanos, herreros de las armas mas mitológicas que hay bajo el cielo de esta increíble historia, pero separados por su propia naturaleza, y es que uno simboliza una cara diferente de una misma moneda, uno de ellos es delicado y el otro es tosco, uno es mas mental y el otro mas físico, de la misma manera que ocurre con los hermanos de una familia natural cualquiera, cada uno representa el ying y el yang del fruto familiar, antagónicos por naturaleza pero condenados a entenderse si es la paz y el equilibrio lo que se pretende alcanzar con el tiempo para el bien de la propia familia. Durante muchos años estuvieron separados y su mítica forja se perdió, teniendo cada uno de ellos la mitad del signo con el que marcaban sus herramientas, durante el juego veremos cuan importante es la fuerza del equilibrio, el dejar atrás las cosas que nos separan para anteponer las que nos unen y darnos cuenta de que juntos tenemos mas fuerza que separados, que juntos somos únicos e imparables y que separados simplemente somos esquirlas de lo que pudo ser y no fue.
Como véis God of War es el Vademecum de la familia, un glosario de ejemplos y situaciones donde aprenderemos constantemente el poder de la unión en base al respeto y al cariño, pues, como dije al principio, no hay nada mas importante que la familia, para bien si se sabe gestionar y para mal si no se respeta, mas no te olvides que la familia mas importante que hay en tu vida es la que has creado o estás apunto de crear, trata de aprender de los errores de lo vivido para no repetirlos, de no tener que esperar a un momento crítico como le paso a Kratos para tomar consciencia de ello, de no dejarte engañar por la mentira y el ego como le paso a Freya, y de no anteponer tus intereses y creencias baratas por la generación de algo mas grande como le paso a Sindri y Brok. God of War es un gran juego, pero sobre todo es un gran aprendizaje que no te dejará indiferente y de seguro te hará querer rejugarlo una y otra vez para paladear este conocimiento mas suavemente y meterlo en lo mas profundo de tu mente y de tu alma.

Es bien sabido que toda historia tiene su inicio y su final y Kratos y Atreus llegaron por fin a lo alto del monte para dejar volar las cenizas de la matriarca de la familia, pero eso quizás fue lo de menos, pues como pasa en todos los aspectos de la vida, como pasa en todos los viajes, lo importante no es llegar, si no el camino, las aventuras, las historias de superación, los grandes cambios en la vida no serían tal cosa sin el camino y quien solo mire al final de la escalera en vez de a sus peldaños, está perdido, pues nunca subirá a ella y nunca alcanzará la meta, si que esa meta es concreta, lo mismo les paso a Kratos y a Atreus, y lo mismo te pasará a ti jugando su historia, que te darás cuenta de que lo de menos era llegar, que lo mas importante era recorrer ese nuevo camino, aunque, quizás y solo quizás, al llegar te des cuenta, de que ese camino ya se había trazado, mucho antes si quiera de haberlo comenzado

Ricardo Izquierdo – www.testerschool.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *